BOLETÍN DE ECONOMÍA LABORAL


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "BOLETÍN DE ECONOMÍA LABORAL"

Transcripción

1 Decenio de las personas con discapacidad en el Perú Año de Diversificación Productiva y Fortalecimiento de Educación BOLETÍN DE ECONOMÍA LABORAL 43 Año EL TRABAJADOR INDEPENDIENTE EN EL PERÚ 1

2 MINISTERIO DE TRABAJO Y PROMOCIÓN DEL EMPLEO DANIEL YSAU MAURATE ROMERO Ministro de Trabajo y Promoción del Empleo WIGBERTO NICANOR BOLUARTE ZEGARRA (e) Viceministro de Promoción del Empleo y Capacitación Laboral DIRECCIÓN GENERAL DE PROMOCIÓN DEL EMPLEO (DGPE) ELIZABETH CORNEJO MALDONADO Directora General DIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN SOCIO ECONÓMICO LABORAL (DISEL) MAURO SOLÍS GONZALES Director (e) DAVID JOEL ESPARTA POLANCO Equipo Técnico MINISTERIO DE TRABAJO Y PROMOCIÓN DEL EMPLEO Av. Salaverry 655-Lima 11, Perú Teléfono: / anexo DISEL

3 ÍNDICE Resumen Introducción Marco Teórico Marco Conceptual Revisión Literaria Objetivos de la investigación Hipótesis de trabajo Marco Metodológico Herramientas econométricas Modelo probit estructural Modelo de elección múltiple: Probit multinomial Bases de datos Descripción de variables Estimación y Resultados Análisis Descriptivo Evolución del trabajo independiente Evolución del trabajo independiente según grupo ocupacional Ingresos laborales y su evolución Coeficiente Gini y su trayectoria Sector Informal y su evolución Condición de pobreza y su evolución Protección social y su trayectoria Características individuales Análisis Econométrico Elección binaria del status: El modelo probit estructural Elección múltiple del status: El modelo probit multinomial Conclusiones Bibliografía Anexos

4 EL TRABAJADOR INDEPENDIENTE EN EL PERÚ David Joel Esparta Polanco 1 Resumen El trabajo independiente está recibiendo creciente atención a nivel mundial, tanto entre investigadores como entre los encargados de formular y aplicar las políticas públicas. Ello se debe al aumento que este segmento de trabajadores ha registrado en diferentes países y su rol como actividad proveedora de ingresos laborales. Usando los datos del módulo de empleo de las Encuestas Nacionales de Hogares (ENAHO), los objetivos de este documento son cuantificar la cantidad de independientes en el Perú y medir su vulnerabilidad en función de indicadores como los ingresos, las tasa de pobreza, el nivel de informalidad, la desigualdad de ingresos y el grado de protección social frente a otras categorías ocupacionales. Además, se analizó las variables que intervienen en la decisión de los individuos de trabajar en forma independiente considerando dos modelos: un modelo particular del mercado del trabajo donde los individuos deciden solo si pertenecen a la categoría independiente o asalariado, y un modelo más general, donde los individuos eligen entre 7 opciones: empleador, asalariado, independiente, trabajador familiar no remunerado, trabajador del hogar, desempleado e inactivo. Estos modelos fueron estimados usando un probit estructural y un probit multinomial, respectivamente. Los resultados del estudio muestran que el trabajo independiente es la forma más probable de emplearse en el mercado laboral peruano. Sin embargo, es a la vez una actividad que se realiza en un entorno de elevada vulnerabilidad (por ejemplo bajos ingresos, mayor incidencia de la pobreza, realzada informalidad, fuerte desigualdad del ingreso y escasa protección social) a diferencia de otros status laborales. Si bien al interior del grupo de independientes existe un grupo que parece registrar características individuales más virtuosas (los independientes profesionales), este grupo se ve avasallado por una amplia mayoría de individuos cuyas características, como un bajo nivel educativo, son fuente limitante para mejorar su desempeño en la generación de mayores ingresos. Otro resultado sustancial del estudio, señala que los ingresos laborales percibidos por los independientes serían más altos si trabajaran en el sector asalariado. Este hallazgo, sumado a las condiciones en que se desarrollan estas actividades, que distan de ser consideradas de lo que la OIT ha denominado trabajo decente, sugiere que la elección por el trabajo independiente se desarrolla como mecanismo de respuesta ante la dificultad de laborar en ocupaciones asalariadas y el temor a caer en el desempleo. Esta multiplicidad de situaciones requiere diferenciar a los trabajadores independientes del resto de los status laborales al momento de implementar políticas y programas de apoyo que mejoren los niveles de ingreso y la productividad de este sector. Palabras Clave: empleador, trabajador independiente, asalariado, categoría ocupacional, trabajo decente, status laboral, diferencial de ingresos, modelos de elección discreta. Clasificación JEL: J23, J24, J31. 1 El presente documento contó también con la participación de Paulo Chahuara Vargas. 4

5 EL TRABAJADOR INDEPENDIENTE EN EL PERÚ 1. Introducción El estudio del trabajador independiente está recibiendo creciente importancia entre académicos, analistas, diseñadores y ejecutores de políticas públicas a nivel mundial debido al incremento en la actividad independiente en diferentes países 2, la importancia de esta actividad en la generación de ingresos laborales (sobre todo en mercados de trabajo donde el empleo asalariado presenta un bajo dinamismo) y la preocupación creciente por la escasa protección social y laboral a este colectivo de trabajadores, quienes, en general, quedan excluidos de los sistemas contributivos de la seguridad social y de las regulaciones, diseñadas originalmente para los asalariados 3. Al respecto, este grupo de trabajadores abarca desde los profesionales y técnicos (consultores) hasta los que no son trabajadores calificados (carpinteros, albañiles, vendedores ambulantes, entro otros) quienes no se rigen por ninguna ley laboral que ofrezca beneficios tales como gratificaciones, vacaciones, CTS o bonificaciones y acceso a la protección social. Además, diversos estudios señalan que el trabajo independiente se desarrolla en muy alta proporción en el ámbito de la economía informal. En ese sentido, tal como lo señala Bertranou y Maurizio (2011) 4, los aspectos relacionados con la dinámica del empleo, la generación de ingresos y la protección social son dimensiones claves para la Agenda de Trabajo Decente que se promueve. En el nivel regional, la Agenda Hemisférica de Trabajo Decente establece diversas metas que involucran directamente la situación de los trabajadores independientes. Por ejemplo, en materia de protección social, la meta de incremento de la cobertura del 20% en los próximos diez años es un claro objetivo, que sería difícil de alcanzar, si sólo se contempla la situación de los trabajadores asalariados. Metas similares se han establecido para otras dimensiones relevantes del trabajo decente, como la formación y capacitación, los servicios de empleo y la informalidad. En el caso de esta última dimensión, lo que se busca es eliminar las principales causas legales y administrativas que alientan la existencia de la economía informal. El concepto de Trabajo Decente fue formulado por los mandantes de la OIT gobiernos y organizaciones de empleadores y trabajadores como una manera de identificar las prioridades de la organización. Se basa en el reconocimiento de que el trabajo es fuente de dignidad personal, estabilidad familiar, paz en la comunidad, democracias que actúan en beneficio de todos, y crecimiento económico, que aumenta las oportunidades de trabajo productivo y el desarrollo de las empresas. Al respecto, el trabajo decente resume las aspiraciones de la gente durante su vida laboral. Significa contar con oportunidades de un trabajo que sea productivo y que produzca un ingreso digno, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración a la sociedad, libertad para que la gente exprese sus opiniones, organización y participación en las decisiones que afectan sus vidas, e igualdad de oportunidad y trato para todas las mujeres y hombres 5. Es a partir de la relevancia cuantitativa del trabajo independiente, la vulnerabilidad en que se desarrolla esta forma de empleo y el papel que juega en contra del desempleo que cientos de ONG y organismos del Estado central, regional y local se han lanzado a apoyar este sector sin contar necesariamente con todo el 2 Según estimaciones de ILO (2014, pág. 12), el empleo vulnerable (que comprende a los trabajadores independientes y trabajadores familiares no remunerados) representa al menos el 48% del empleo a nivel mundial, y este grupo de trabajadores a crecido alrededor de 1% en el año 2013, el cual es cinco veces mayor al crecimiento suscitado en años anteriores a la crisis financiera internacional. 3 Bertranou y Maurizio (2011). Pág Bertranou y Maurizio (2011). Pág Basado en la página web de la OIT: y 5

6 conocimiento riguroso acerca de su funcionamiento y viabilidad económica 6. Por ejemplo, implementando acciones de capacitación laboral y asistencia técnica en emprendimientos. No obstante, como señala Formichella (2008), cabe preguntarse cuáles serían los factores necesarios para que este tipo de programas y/o políticas maximice el bienestar de sus beneficiarios y, además, sean sostenibles en el tiempo. Naturalmente, lo anterior estará en función a una serie de variables macroeconómicas: crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), mayores niveles de inversión nacional y extranjera, gasto del gobierno en programas sociales, entre otras; pero también de consideraciones microeconómicas tales como las características individuales de los potenciales beneficiarios. En el mismo sentido, el Programa de las Naciones Unidas 7 destaca la importancia de identificar y documentar las características que presentan los trabajadores independientes, relevancia que va más allá de las consideraciones macroeconómicas. Citando nuevamente a Yamada (2009), se conoce realmente poco acerca de este segmento de trabajadores a nivel de investigación académica en el ámbito nacional. En esta línea de investigación, la elección de los individuos de trabajar como asalariado o independiente en el Perú solo ha sido estudiada por Yamada (1994 y 1996). Desde entonces, más allá de la estadística descriptiva con su cotidiano cruce de variables, pocos han sido los intentos en el Perú de analizar rigurosamente el sector independiente en la última década, a pesar de la importancia relativa del sector en la generación de empleo. Ante esto, la presente propuesta apunta a caracterizar al trabajador independiente. Este grupo se compara frente a otras categorías ocupacionales. La caracterización y comparación se realizará tomando en cuenta variables tanto sociodemográficas como económicas. En ese sentido, el documento se constituye en un importante aporte que defina el perfil de las categorías ocupaciones del mercado de trabajo, poniendo especial énfasis al análisis del trabajador independiente. La caracterización econométrica del grupo de trabajadores independientes, así como de otras categorías ocupacionales, serviría como referencia para acciones de política a la hora de seleccionar su población objetivo en el diseño de programas o proyectos, focalizando mejor su ayuda. De este modo, se podrá mejorar la implementación de políticas sobre el bienestar de su público objetivo. Promover el trabajo independiente es una de las fórmulas más usadas en la política laboral para hacer frente a la situación de pobreza y desempleo, pues permite la obtención de flujos de ingreso en forma directa. En ese sentido, se reconoce que la fórmula del trabajo dependiente no va a ser la única solución para el empleo de miles de personas que se desenvuelven en el mercado de trabajo todos los años, en especial para los jóvenes. Con esto, lo que se busca es que el trabajo independiente se constituya como primera fuente generadora de emprendedores y negocios sostenibles que, con el tiempo, pueda convertirse en creadora de puestos de trabajo adecuados. Sin embargo, si la actual masa de independientes se desenvuelve en un entorno muy vulnerable (pobreza, informalidad, desigualdad, desprotección social), el rol del trabajo independiente sería muy distante al de crear negocios sostenibles y puestos de trabajo adecuados. Así, la vulnerabilidad es otro elemento clave a tomar en cuenta en las acciones de política, que buscan promover la empleabilidad y el emprendimiento. En ese sentido, el análisis de vulnerabilidad por categoría ocupacional se incluye en el presente estudio. Nuestro trabajo se divide en ocho secciones. La primera sección corresponde a esta introducción. En la segunda sección se presenta el marco conceptual que utiliza el documento. En la sección tres se realizó una revisión de trabajos previos sobre el tema. Para la sección cuatro se presentará la metodología que guió al estudio. En la sección cinco, se presentarán las estadísticas descriptivas que permitirán dar un primer paso para caracterizar al grupo de trabajadores independientes y las otras categorías ocupacionales. Seguidamente, se muestra el análisis econométrico, el cual permitirá identificar los factores que llevan a una persona a optar por trabajar como independiente. En la sección seis se plantean las principales 6 Yamada (2009). Pág 3. 7 Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD, 2010). Cuadernos de Desarrollo Humano, N 6. 6

7 conclusiones del documento. La sección siete contiene la bibliografía utilizada y, finalmente, la sección ocho incluye los anexos del estudio. 2. Marco Teórico 2.1. Marco Conceptual Para estudiar las características particulares del trabajador independiente se debe tener en cuenta su comparación frente a otras categorías ocupacionales, las cuales son las siguientes: empleador, asalariado, trabajador del hogar, trabajador familiar no remunerado (en adelante, TFNR), desempleado e inactivo. Considerando las definiciones operativas dadas en la ENAHO y los lineamientos de la decimoquinta Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (CIET, 1993), se define las categorías ocupacionales mencionadas anteriormente de la siguiente forma: Empleador / patrono: es aquella persona que es titular o director en la explotación de una empresa, negocio o profesión y tiene trabajadores remunerados a su cargo. Trabajador independiente: es aquella persona que trabaja en forma individual o asociada, explotando una empresa, negocio o profesión, y que no tiene trabajadores remunerados a su cargo. Asalariados: formado a partir de unir las categorías ocupacionales de empleado y obrero, sean estas ocupaciones realizadas en el sector público o privado. Los asalariados son personas que cuentan con empleos en los que los titulares tienen contratos de trabajo implícitos o explícitos (orales o escritos), por los que reciben una remuneración básica que no depende directamente de los ingresos de la unidad para la que trabajan (esta unidad puede ser una corporación, una institución sin fines de lucro, una unidad gubernamental o un hogar). Trabajador del hogar: es la persona que presta servicios en una vivienda particular y recibe una remuneración mensual por sus servicios, y generalmente recibe alimentos. Trabajador Familiar No Remunerado (TFNR): es la persona que presta sus servicios en una empresa o negocio, con cuyo patrón o dueño tiene lazos de parentesco, sin percibir remuneración. En algunos casos recibe propina u otras formas de pago diferentes a sueldo, salario o comisiones. Desocupados: son todas las personas en edad de trabajar (14 años y más) que en la semana de referencia se encontraban buscando activamente trabajo. Inactivos: son todas las personas que pertenecen a la población en edad de trabajar (14 años y más) que en la semana de referencia no han trabajado ni buscado trabajo y no desean trabajar. Los cálculos estadísticos presentados en este documento siguen las definiciones expuestas anteriormente. Considerando estas categorías, se construyó una variable llamada status laboral que clasificó a la vez que englobó a todas las categorías mencionadas. Dicha variable fue elaborada a partir de lo declarado por el informante respecto a la categoría ocupacional que desempeñó en su ocupación principal 8. No obstante, es conveniente mencionar que dependiendo del estudio, así como del autor y país donde se realice la actividad, los trabajadores independientes suelen ser llamados trabajadores por cuenta propia, autoempleados o autónomos. Empero, los criterios operativos en su definición pueden variar. Así, los autoempleados puede incluir a todo el grupo de empleadores o a solo parte de ellos (por decir, los que tienen hasta 10 trabajadores a su cargo) o pueden ser personas que desarrollan sus actividades sin ningún tipo de personal a cargo. En la siguiente sección, se explican diversos estudios empíricos relacionados con el presente estudio. 8 La ocupación principal es aquella que el informante considera como tal. En caso de duda, cuando el informante tenga dos o más ocupaciones y no puede determinar su ocupación principal, se considerará como tal aquella que le produce mayor ingreso, si ambas le producen igual ingreso, se considerará aquella a la que el informante dedique mayor tiempo (Manual del Encuestador de la ENAHO). 7

8 2.2. Revisión Literaria 9 Desde la literatura económica se encuentran dos clases de explicaciones a la figura del trabajador independiente. La primera enfatiza los factores macroeconómicos como los que afectan de una u otra forma el atractivo del trabajo independiente frente a otras categorías ocupacionales y la segunda destaca los factores microeconómicos o las características individuales que hacen a un trabajador más propenso a desarrollar este tipo de empleos (Guzman y Romero, 2005). El enfoque macroeconómico, se presta atención a factores de orden estructural. Los modelos desarrollados bajo esta orientación son conocidos como pull-push (MINTRAB, 2005). Así, dentro de las posibles razones que presenta este enfoque, destacan los factores de necesidad es decir, la existencia de dificultades graves para sobrevivir al no poder obtener recursos económicos debido a los altos niveles de desempleo y/o su larga duración y bajos niveles de remuneración en el sector asalariado, los que a su vez se deberían a las bajas tasas de crecimiento del PBI, al incremento desmesurado de las corrientes inmigratorias, los procesos de reconversión (avances tecnológicos y mayores exigencias de competitividad) que se han producido en las ramas de actividad económica, entre otras. El enfoque microeconómico, se argumenta, por ejemplo, que los individuos dedicados al trabajo por cuenta propia, a diferencia de los asalariados, aprecian más su autonomía, tienen una mayor edad, poseen una mayor preferencia por el riesgo (MINTRAB, 2005) y son afectados en mayor medida por las restricciones al crédito. Esto porque en un trabajo independiente se tiene una menor protección social (seguro de salud y acceso al sistema de pensiones), los ingresos son más volátiles, pero también hay una mayor flexibilidad de la jornada laboral y necesitan acceso a recursos financieros para realizar sus proyectos. Así se esperaría, por ejemplo, que estos individuos no cumplan el papel de jefe de hogar, sean principalmente adultos, no tengan familias numerosas, entre otras características. Dada la disponibilidad de bases de datos, la investigación se centrará principalmente en el grupo de razones que destacan los factores propios del individuo. No obstante, se usarán también variables (en la medida que nos lo permita la ENAHO) que incluyan algunas razones expuestas por el primer enfoque. Como se puede concluir, los enfoques no son excluyentes. Dicho lo anterior, dentro de los trabajos más recientes, Tamvada (2010) analiza la dinámica del autoempleo en la India segmentando el mercado laboral en 2 sectores: el sector agrícola y el no agrícola. Luego, haciendo uso de un pseudopanel, el autor señala que en el sector no agrícola, la educación superior reduce la probabilidad de que los individuos elijan el autoempleo, en tanto que la educación tiene un efecto contrario en el sector no agrícola. Asimismo, el stock de capital (medido como la posesión de tierras) también registra efectos contrarios en ambos sectores: caídas en la posesión de tierras disminuyen la probabilidad de elegir ser autoempleado en la actividad agrícola, en tanto que los individuos con un stock de tierras pequeño tienen más probabilidades de transición al empleo por cuenta propia en actividades no agrícolas. En Vietnan, Trang Do y Duchene (2008) estiman un modelo probit estructural para encontrar los determinantes del autoempleo en los hombres y en las mujeres. Los resultados de su estimación sugieren que, tanto en el caso de los hombres como en el de la mujeres, tener una mayor edad y estar insertado en ciertas industrias (confección, cuero y calzado, transporte, restaurantes y comercio) incrementan la probabilidad de ser autoempleado. Por otra parte, como efecto negativo común en ambos sexos, se tiene que llevar cursos de formación profesional disminuye la probabilidad de ser autoempleado. Dentro de los resultados diferentes a nivel de género, se tiene que la educación ejerce un efecto negativo en el caso de los hombres y no adquiere un papel relevante en el caso de las mujeres. Los ingresos de otros miembros del hogar tienen un efecto negativo sobre los hombres y son irrelevantes en el caso de las mujeres. Un efecto resaltado por los autores es el diferencial de ingresos que esperarían obtener los autoempleados si trabajaran como asalariados. En el caso de los hombres, se registra que dicha variable tiene un efecto positivo y muy relevante a la hora de elegir por el autoempleo; por el contrario, en el caso de las mujeres 9 Sección basada, en parte, al capítulo 2 del documento de Bertranou y Maurizio (2011), pág , elaborado para la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 8

9 se registró un efecto negativo, sugiriendo que más que los incentivos económicos son las ganancias no pecuniarias las que ejercen una motivación importante que las alienta a entrar al autoempleo. Por su parte, Hochguertel (2010) estudia el comportamiento de los autoempleados versus los trabajadores asalariados utilizando una base de datos tipo panel a nivel de Europa. Centrándose en los jefes de hogar hombres con una edad entre 50 y 75 años, el autor estima un modelo probit y un endogenous switching regressions model. Sus principales hallazgos son que la educación, el ser nativo, los casados formalmente (no convivientes), el patrimonio neto privado, el ingreso del hogar (sin considerar el del propio trabajador) y el ser profesional incrementan la probabilidad de ser autoempleado. Además, no hay grandes diferencias entre autoempleados y trabajadores asalariados cuando se analiza la carga laboral o las remuneraciones. En el caso de EEUU, se tiene el trabajo de Brown et al. (2008), quienes utilizan la Survey of Consumer Finances (SCF) para caracterizar a los autoempleados, considerando sus características socioeconómicas. Utilizando un modelo logit multinomial y un modelo logit, los autores encuentran que ser varón, estar casado, la edad (a tasas decrecientes), ser de raza blanca, tener niveles altos de educación, vivir en hogares grandes y una menor aversión al riesgo se asocian positivamente a la probabilidad de ser un trabajador independiente. Asimismo, se encuentra que a mayor número de hijos, mayores niveles de ingresos no laborales y una mayor capacitación laboral tiene efectos negativos sobre el autoempleo. Para el caso de América Latina, se ha encontrado investigaciones en Chile, Argentina, Colombia y Guatemala. En el caso de Chile, existen 2 investigaciones: una del Ministerio de Trabajo y Previsión Social (2005) y otro de Cea et al. (2009). En el primer documento se modela la probabilidad de trabajar como independiente en función de un conjunto de características personales. Usando un modelo probit bivariado y datos de corte transversal, los autores muestran que la probabilidad de trabajar como independiente depende positivamente de la edad y ser hombre. En tanto que cumplir el papel de jefe de hogar, ser casado y tener una mayor cantidad de miembros en el hogar tienen una influencia negativa sobre el trabajo por cuenta propia. En el segundo documento, los autores consideran un modelo más general del mercado de trabajo, en donde los individuos eligen entre 5 opciones: trabajar por cuenta propia, ser un empleador, desempeñarse como asalariado, continuar como desempleado o elegir la inactividad. Valiéndose de un modelo probit multinomial aplicado a datos de panel, los autores encuentran que los mayores años de educación, el ser mujer y tener mayores ingresos no laborales disminuyen la probabilidad de ser trabajador por cuenta propia, mientras que tener mayores años de escolaridad, haber estudiado en establecimientos públicos e individuos con una baja aversión al riesgo son más propensos a ser trabajadores por cuenta propia. Además, los autores hallan que los trabajadores por cuenta propia poseen una alta probabilidad (78%) de seguir laborando como independientes. En el caso de Argentina, se tiene el trabajo de Formichella (2008), en el cual dicha autora busca identificar los determinantes que llevan a un individuo a ser un trabajador independiente genuino. Para ello, la autora planteó un modelo econométrico logit bivariado, que posteriormente fue complementado con un logit multinomial (ambos empleados en datos de corte transversal). Los hallazgos principales fueron que la probabilidad de ser un trabajador independiente genuino aumenta con la edad, el ser casado, ser de género masculino y tener mayor nivel educativo. Además, se concluyó que menores niveles educativos implican mayor probabilidad de ser trabajadores independientes de subsistencia. Para Colombia, Destré y Henrard (2004), valiéndose de un modelo probit estructural, buscan hallar qué factores son relevantes para elegir el autoempleo frente al trabajo asalariado. Restringiendo la muestra a individuos hombres, encuentra que dentro de los factores que tienen una influencia positiva en la probabilidad de ser autoempleado se puede mencionar: el diferencial de ingresos que esperarían obtener el autoempleado si trabajara como asalariado, la edad, tener un cónyuge que trabaje y las ganancias de capital. Como factores que ejercen un efecto negativo en la probabilidad de ser un trabajador independiente, se encuentran los mayores niveles de educación y tener en el hogar personas menores de 17 años. 9

10 Finalmente en el caso de Guatemala, encontramos la investigación de Alejos (2006), en la cual se estima la probabilidad de que un individuo elija un status laboral determinado (inactivo, trabajador sin pago, trabajador independiente, trabajador asalariado) mediante un modelo logit multinomial en datos de corte transversal. Los principales resultados del modelo revelan que para aquellos individuos que terminaron solamente estudios de educación primaria y ciclo básico existen mayores probabilidades de entrar al sector de trabajo independiente. En la misma línea, tener una pareja, ser mayor de edad y ser indígena aumenta la probabilidad de ser trabajador independiente. En el caso del Perú no se ha encontrado investigaciones cuyos objetivos sean similares a los propuestos en el presente documento. No obstante, existen algunos estudios que se relacionan de alguna forma. Al respecto, se cuenta con los trabajos de Rodríguez (2011), Barco y Vargas (2010), Yamada (2009), MTPE (2002) y MTPE (2003). En MTPE (2002) se busca determinar las variables que influyen en la inserción laboral de los hogares que tienen como jefes de familia a trabajadores independientes. Basándose en un modelo logit, se encuentra que, en los hogares independientes, la probabilidad de participación de los trabajadores con educación secundaria está relacionada inversamente con ser mujer, ser cónyuge, ser cónyuge con hijos menores a 5 años, con los ingresos, los años de estudio del jefe, número de miembros del hogar y el ratio menores de 14 entre PEA ocupada familiar. Por el contrario, afectan positivamente a la probabilidad de participar en la actividad económica remunerada: los años de estudio, ser cónyuge con hijos de 5 a 13 años, la tasa de desocupación familiar, el ratio PET femenina versus la PET total, los menores de 5 años en el hogar, el promedio de años de estudio de la PEA familiar y el número de hijos en el hogar. Luego, en el siguiente estudio del MTPE (2003), se realiza una caracterización de los negocios autónomos. Basándose en el análisis descriptivo, el estudio concluye que los negociantes autónomos se caracterizan por ser en su mayoría adultos de 35 a más años que poseen secundaria completa, los cuales iniciaron su negocio entre los 20 y 29 años, motivados principalmente por necesidad (en más del 50% de los casos) y por la dificultad de encontrar empleo asalariado (13% de los casos). Con respecto a las características del negocio autónomo, se encuentra que la mayoría de negocios se dedica a actividades relacionadas al comercio por menor y a los servicios, desempeñando por lo general sus actividades en un puesto ambulante o en las habitaciones de la vivienda con la ayuda de ninguno o algunos trabajadores remunerados o no (la mayoría de negocios tiene un tamaño menor a cuatro trabajadores). Asimismo, dentro de los negociantes autónomos se encontró que los empleadores de microempresa poseen mejores dotaciones de capital físico y humano, en comparación con los independientes no profesionales. Yamada (2009) estima un conjunto de modelos empíricos que tratan de explicar las diferencias en los niveles y las tasas de crecimiento real de los ingresos del trabajador independiente y la microempresa familiar. Así, el autor encuentra que el resultado clave para la sostenibilidad del negocio es el papel de la experiencia laboral del microempresario. Otro elemento importante es el impacto positivo de la educación en la sobrevivencia y crecimiento de las microempresas. Asimismo, se encontró un impacto positivo del proceso de formalización en los ingresos del negocio y su potencial crecimiento. También destaca la necesidad de funcionamiento en un local fijo para la sostenibilidad del negocio. Posteriormente, Barco y Vargas (2010) logran modelar (mediante logit multinomial) cuáles son los principales factores que explicarían la inserción dentro del mercado laboral formal e informal bajo cuatro modalidades: asalariado formal, asalariado informal, independiente formal e independiente informal. Asimismo, los autores calculan los retornos de la educación para cada una de sus categorías. De acuerdo con su regresión probabilística, se encuentra que el ser contratado por una pequeña empresa o una microempresa reduce fuertemente la probabilidad de ser asalariado formal. Adicionalmente destacan como diferencias estadísticas más saltantes entre trabajadores informales e informales los años de escolaridad, la edad y el estado civil. Al respecto, tener educación secundaria y superior aumenta fuertemente la probabilidad de ser asalariado formal. Por otro lado, los retornos a la educación son más bajos en el sector informal en comparación con el formal. 10

11 Por último, Rodríguez (2011) analiza las brechas de ingreso de los trabajadores asalariados y los autoempleados. Para este fin se utiliza la información de las encuestas de hogares de los años 2008 y 2009, y se emplea métodos semiparamétricos para hacer las comparaciones (propensity score matching así como diferencia en diferencias). La evidencia mostrada sugiere que el mercado de trabajo es segmentado, es decir, trabajadores con características productivas observables y no observables idénticas perciben ingresos laborales distintos según el tipo de puesto de trabajo, siendo esta brecha favorable para los asalariados Objetivos de la investigación Por lo expuesto en un inicio, el propósito del presente estudio es caracterizar al trabajador independiente en función de variables sociodemográficas y económicas. Más precisamente, se busca: Identificar las diferencias sociodemográficos y económicos entre el trabajador independiente y las demás categorías ocupaciones (en especial con los asalariados) que podrían incidir en la elección de este tipo de trabajo. Medir la incidencia de la pobreza, informalidad y desigualdad de ingresos en los trabajadores independientes frente a las otras categorías ocupacionales. Demostrar que los trabajadores independientes obtendrían, en promedio, mayores ingresos laborales si se emplean como asalariados Hipótesis de trabajo Las hipótesis guías del estudio son: La elección por el trabajo independiente está en función de una serie de características sociodemográficas y económicas del individuo: o Variables relacionadas con la estructura económica (las ramas de actividad económica, la ubicación geográfica y la zona rural) o Las variables relacionadas con el entorno familiar (carga familiar y ser jefe de hogar) o Variables individuales (edad, tener pareja, el género, el nivel educativo) o Variable relacionada al entorno macroeconómico (crecimiento económico regional). El trabajo independiente sería uno de los status de mayor precariedad: o Presentarían alta incidencia de pobreza y pobreza extrema. o Presentarían bajos niveles de ingresos. o Serían más afectados por la desigualdad de ingresos (nivel elevado de coeficiente Gini). o Tendrían altos índices de informalidad. o Contarían con el menor nivel de educación promedio entre todos los status y no tendrían una adecuada protección social. Los independientes obtendrían, en promedio, mayores ingresos si fueran asalariados. 11

12 3. Marco Metodológico 3.1. Herramientas econométricas Las herramientas econométricas permitirán identificar qué variables influyen en un individuo que opta por el trabajo independiente usando la ENAHO. A continuación, se desarrollará dos modelos econométricos denominado Probit Estructural y Probit Multinomial, donde el primer modelo caracterizará y comparará al grupo de trabajadores independientes frente al grupo de trabajadores asalariados, mientras que, el segundo modelo hará lo propio pero frente a todas las categorías ocupacionales y considerará también a los desempleados e inactivos Modelo probit estructural Para estudiar la elección del individuo en trabajar como independiente o como asalariado, se empleó un modelo de utilidad aleatoria denominado probit estructural 10. En este modelo se considera un conjunto de datos de tipo corte transversal sobre n individuos, indexados por i = 1,, n. Así, existen 2 ocupaciones denotadas por I: trabajo independiente (cuenta propia), A: trabajo asalariado, siendo j = {I, A}. Cada individuo tiene un vector de características observables W i y una utilidad derivada U ij = U(W i, j) + u ij si ellos trabajan en la ocupación j donde U(. ) es observada y u ij es la utilidad no observable idiosincrática. Definimos la variable latente z i, es decir, la ventaja relativa para los asalariados (A) como: z i = U(W i, I) + U(W i, A) u ia + u ii Si asumimos que U(. )es lineal, tomando la forma U(W i, j) = β j W i donde β j son vectores de coeficientes, luego se puede escribir: z i = α + β W i + v i donde β β I β A es un vector de coeficientes, α E[u ii u ia ] es un intercepto, y donde v i u ii u ia α ~IIID(0, σ 2 ) es un término de perturbación. De aquí en adelante, se puede incorporar el intercepto en W i como un conjunto de unos, así β podría tratarse como un conjunto completo de coeficientes. El individuo i elegirá el trabajo por cuenta propia sobre el trabajo asalariado si z i 0. Por lo tanto definimos una variable observable que indica la ocupación: z i { 1 si el individuo i es observado en I, es decir, si z i 0 0 si el individuo i es observado en A, es decir, si z i < 0 Por lo tanto, la probabilidad de que un individuo con vector característico W i sea extraído de la población y aparezca en la muestra es: Pr(z i = 1) = Pr(z i 0) El modelo probit asume que la distribución del termino de perturbación v i es normal. Por lo tanto, Pr(z i = 1) = Φ(β W i /σ) y Pr(z i = 0) = 1 Φ(β W i /σ), donde Φ(. ) es la función de distribución acumulada de la distribución normal. La función de verosimilitud es: 10 Basado en Parker (2004). 12

13 i=n L = Φ(β W i /σ) z i [1 Φ(β W i /σ)] 1 z i i=1 Ahora bien, la teoría microeconómica señala que los precios relativos, a menudo, afectan a las decisiones individuales. De este modo, si consideramos este precepto para las categorías ocupacionales, una de las variables explicativas en la matriz W i debe ser el ingreso, o su logaritmo: (ln y ii ln y ia ). Sin embargo, se debe tener en cuenta que la variable ingreso es endógena, y propensa a efectos de selección. Para ello se recurre al modelo probit estructural cuya metodología tiene 3 etapas. En la primera, se estima un modelo probit, conocido como el modelo probit reducido: z i = β W i + v i z i = { 1 si pertence a I, es decir, si z i 0 0 si pertence a A, es decir, si z i < 0 ' z W i i i S, E ' ln yis z 1 M u i S (2) i S i SiS is ' ln y M u i E (3) ie zi 1 i E i En la segunda etapa se estiman las ecuaciones de ingreso de los trabajadores independientes y asalariados corregidos por el problema de sesgo de selección: E ie ie (1) ln(y ii z i = 1) = γ I M i + θ I λ ii + ε ii ln(y ia z i = 0) = γ A M i + θ A λ ia + ε ia Donde λ ii = φ (z i ) y λ Φ (z i ) ia = φ (z i ) son las Inversas de los Ratios de Mills para [1 Φ (z i )] corregir el problema de selectividad en cada categoría ocupacional. Estas últimas ecuaciones siguen una especificación tipo Mincer donde M i es un vector que captura variables relacionadas al capital humano, atributos personales, entre otras. A partir de estas ecuaciones se genera las predicciones del logaritmo de ingresos de ambos tipos de trabajadores, llamadas ln y ii y ln y ia. Finalmente, la tercera etapa consiste en estimar el modelo probit estructural introduciendo como variable explicativa el diferencial de ingresos laborales: z i = α[ln y ii ln y ia ] + β W i + v i Si la elección de la categoría ocupacional depende de los retornos relativos de ambas categorías, entonces α debería ser estadísticamente significativo. Si α > 0, entonces se podría decir que el ingreso laboral estimado de un trabajador independiente excedería al ingreso laboral estimado si fuera un trabajador asalariado, aumentando la probabilidad de ser empleado. En caso contrario, si α < 0, significaría que el ingreso laboral estimado de un trabajador independiente sería menor al ingreso laboral que si fuera un trabajador asalariado, haciendo que disminuya la probabilidad de ser independiente Modelo de elección múltiple: Probit multinomial Para explicar la decisión de los individuos en optar en permanecer en una condición laboral (trabajando, desempleado o inactivo) determinada, se han especificado en el presente estudio siete status laborales: 13

14 1: Empleador 2: Asalariado 3: Independiente 4: TFNR 5: Trabajador del hogar 6: Desempleado 7: Inactivo Así, los individuos pueden encontrarse en uno de los siete status, y por lo tanto, se modela este hecho explicando una variable dependiente que toma un valor asociado a cada categoría para estimar la magnitud en que las variables explicativas aumentan o disminuyen la probabilidad de estar en cada status. Para se empleará un modelo de elección discreta múltiple, denominado probit multinomial. A diferencia del modelo probit estructural, las probabilidades aquí calculadas no están condicionadas a alguna decisión previa, puesto que se está realizando un análisis simultáneo de las decisiones laborales, lo que nos permite capturar mejor el mecanismo de toma de decisiones del agente económico (Uribe et al, 2006). Además, el modelo probit multinomial permitirá la utilización de un mayor número de observaciones, a diferencia del modelo bivariado, lo que le dará más precisión a nuestras estimaciones (Scott y Freese, 2006). El modelo probit multinomial puede ser motivado como un modelo de elección discreta en el que una persona maximiza su utilidad. Se considera que u im es la utilidad que la persona i recibe del status m, con m = 1,, N. Asumamos que dicha utilidad está determinada por una combinación lineal de características observables x i y un término de error aleatorio ε im : u im = x i β m + ε im Dado que la utilidad asociada con cada status m está parcialmente determinada por cambios provenientes de ε im, el modelo es también llamado modelo de utilidad aleatoria (Random Utility Model, RUM). Una persona elije el status m si la utilidad asociada con este status es mayor que en cualquier otro 11. Por consiguiente, la probabilidad de que el status m sea elegido es: Pr(y i = m) = Pr[u im = max(u i1, u i2,, u im, u in )] Pr(y i = m) = Pr[u im = max(u im > u ij )] para todo m j La elección que una persona hace bajo estos supuestos no cambiaría si la utilidad asociada con cada status se modifica por alguna cantidad fija, por ejemplo, δ. Esto es, si u im > u ij entonces u im + δ > u ij + δ. Por lo tanto, la elección está basada en la diferencia de utilidades entre status. Es decir, los individuos, al comparar los distintos status utilizan el análisis costo-beneficio. Por ello, se puede incorporar esta idea dentro del modelo mediante la toma del diferencial entre dos alternativas (cada una con su respectivo nivel de utilidad), lo que se denominará el beneficio neto. Se considera u im como la variable que recoge la diferencia en utilidades: u im = u im u ij = x i (β m β j ) + (ε im ε ij ) = x i β m j + ε im, para todo m j Se asume que hay sólo tres status (m = 1,2,3). Se puede considerar la utilidad de cada alternativa comparada con alguna utilidad de referencia. No importan que alternativa se elija como base, así se considera que cada utilidad es comparada con la alternativa 1. De acuerdo con esto, se tiene: u i1 u i1 = 0 11 Cabe precisar que esta decisión puede verse condicionada por factores externos, como la situación económico del país, las características productivas de cada zona geográfica, la carga familiar, entre otros. Así, estos factores externos pueden generar costos muy elevados para los individuos, limitando su elección. 14

15 u i2 u i1 = x i (β 2 β 1 ) + (ε i2 ε i1 ) u i3 u i1 = x i (β 3 β 1 ) + (ε i3 ε i1 ) Luego, se tiene que u im como: u im u ij, ε im ε im ε ij y β m j = β m β j, el modelo puede ser escrito u i2 u i3 = x i β ε i2 = x i β ε i3 La probabilidad de elegir la alternativa 1 (m = 1) viene dado por: Pr(u ij = 1) = Pr(0 > u i2, 0 > u i3 ) Pr(u ij = 1) = Pr(0 > x i β ε i2, 0 > x i β ε i3 ) Pr(u ij = 1) = Pr(ε i2 > x i β 1 2, ε i3 > x i β 1 3 ) Asumiendo que ε im se distribuye como una función normal. La especificación formal de este modelo que se estimará por máxima verisimilitud es la siguiente: x i β 1 2 x i β 1 3 Pr(u ij = 1) = φ(ε i2, ε i3 )d ε i2 dε i3 donde u i1 representa la elección que efectuó el i-ésimo individuo por el status laboral 1 y φ(. ) representa la función normal multivariante. Los trabajos empíricos han encontrado que las x i son comúnmente: la edad del individuo, si la persona está casada, el género del individuo (hombre o mujer), los años de educación, el papel desempeñado en el hogar, entre otros. El modelo probit multinomial presentado en la última ecuación estima la probabilidad de que un individuo elija un status determinado, de los 3 considerados, como una función de un conjunto de variables, x i. En nuestro caso se tiene siete status por lo que esta ecuación se amplia, sin pérdida de generalidad. Asimismo, nuestro vector de características x i considerado para explicar la elección del status son variables sociodemográficas Bases de datos La fuente de información a utilizarse en este estudio será la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) realizada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). La ENAHO es realizada por el INEI con el objeto de conocer la evolución de la pobreza, del bienestar y de las condiciones de vida de los hogares. Su cobertura es a nivel nacional, en el área urbano y rural, en los 24 departamentos del país y en la Provincia Constitucional del Callao. La ENAHO cuenta con un extenso módulo sobre las características del empleo y los ingresos, donde el informante (jefe de hogar, ama de casa, perceptores, personas de 14 años y más) responde diversas preguntas relacionadas, por ejemplo, a su tenencia de trabajo, tipo de pago o ingreso, búsqueda de empleo, entre otras. Siguiendo lo señalado en la ficha técnica, la muestra de la ENAHO permite obtener estimaciones de las características sociodemográficas de la población para los niveles de inferencia siguientes: Nacional, Urbano Nacional, Rural Nacional, 24 departamentos, cada uno como dominio de estudio, Costa Urbana, Costa Rural, Sierra Urbana, Sierra Rural, Selva Urbana, Selva Rural, Área Metropolitana de Lima y Callao. 15

16 3.3. Descripción de variables La metodología requiere de la especificación de variables que capturen las características sociodemográficas y económicas de la población en edad de trabajar. En función de los datos disponibles, y de la evidencia empírica obtenida en trabajos anteriores, como variables explicativas se incluyen las que están asociadas a características laborales e individuales (lado de la oferta de trabajo), y, en la medida en que la ENAHO lo permite 12, algunas variables relacionadas a la estructura de la economía (lado de la demanda de trabajo). En concreto, las posibles variables explicativas, que se enumeran a continuación, son las siguientes: Ingreso no laboral: variable continua, construida mensualmente a partir de los ingresos recibidos por fuentes no relacionadas a la actividad laboral del individuo. Por ejemplo, herencias, transferencias de algún tipo, rentas, entre otros. Mediante esta variable, se busca aproximar el capital financiero del individuo. Mujer: variable dummy, que tomó el valor de 1 si la persona es de sexo femenino y 0 en caso sea del sexo masculino. Edad: variable continua, medida como el número de años que lleva una persona viviendo. Edad al cuadrado: variable continua, el cual se obtiene elevando al cuadrado los años de edad de la persona. Educación: variable continua medida en años, construida a partir de los niveles de educación alcanzados por los individuos. Educación al cuadrado: variable continua, el cual se obtiene elevando al cuadrado los años de educación de la persona. Capacitación: variable dummy, que tomó el valor de 1 si la persona ha cursado un programa de estudios cuya duración es menor a 3 años y 0 en caso contrario. Antigüedad: variable continua, medida como el número de años que lleva una persona laborando en su ocupación principal. Antigüedad al cuadrado: variable continua, el cual se obtiene elevando al cuadrado los años de antigüedad en la ocupación principal. Experiencia laboral: Se aproximó la experiencia laboral potencial de un individuo medida en años como el valor mínimo de la edad menos 14 años (debido a que a partir de esta edad puede pertenecer a la fuerza laboral), y la edad menos los años de educación y menos 6 años (relacionado al periodo de infancia). Se incluyó la experiencia laboral potencial y su cuadrado, con la finalidad de capturar los rendimientos decrecientes que tienen los años de experiencia laboral sobre los ingresos laborales, es decir, se debe obtener un signo positivo asociado a la variable experiencia laboral y un signo negativo asociado a la variable experiencia laboral al cuadrado, tal y como lo señala Mincer (1974) 13. Experiencia laboral al cuadrado: variable continua, el cual se obtiene elevando al cuadrado los años de experiencia laboral potencial que ha acumulado el individuo. Lengua materna: variable dummy, que toma el valor de 1 si el primer idioma hablado por el individuo fue el castellano y 0 en caso contrario. Pareja: variable dummy, que toma el valor de 1 si la persona está casada o convive con alguien y 0 en caso contrario. Jefe de hogar: variable dummy, que toma el valor de 1 si la persona es el jefe del hogar y 0 en caso contrario. Migración: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo respondió la encuesta en otro lugar que no sea donde nació y 0 en caso contrario. Enfermedad: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo presenta una enfermedad crónica y 0 en caso contrario. 12 Se debe recodar que la ENAHO es una encuesta a hogares, por lo que principalmente recoge información de los trabajadores. 13 Para ver más detalle sobre el efecto que tiene la experiencia laboral sobre los ingresos se recomienda revisar el capítulo 5 de Mincer (1974) donde se realiza una especificación matemática sobre la función de ingresos y el capital humano. 16

17 Número de miembros en el hogar menores de 14 y mayores de 65 años en el hogar: variable continua, medida como la cantidad de personas que habitan en el hogar con esos rangos de edad. En el cálculo se excluye a los trabajadores del hogar y los pensionistas. Costa: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo se encuentra ubicado en la costa y 0 en caso contrario. Sierra: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo se encuentra ubicado en la sierra y 0 en caso contrario. Selva: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo se encuentra ubicado en la selva y 0 en caso contrario. Zona rural: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo está ubicado en una zona rural y 0 en caso contrario. Industria: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo está insertado en la rama industria y 0 en caso contrario. Construcción: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo está insertado en la rama construcción y 0 en caso contrario. Comercio: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo está insertado en la rama comercio y 0 en caso contrario. Servicios: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo está insertado en la rama servicios y 0 en caso contrario. Extractiva: variable dummy, que toma el valor de 1 si el individuo está insertado en la rama extractiva y 0 en caso contrario. Crecimiento del Valor Agregado Bruto (VAB) regional: Se incluye la tasa de crecimiento anual de la producción a precios constantes de 2007 a nivel regional a fin de capturar de alguna manera los efectos del contexto macroeconómico que puede influir en la elección de la personas en trabajar como independiente. Diferencial del ingreso laboral: Representa la ganancia esperada que obtendría el trabajador si labora como independiente en comparación a trabajar como asalariado. Es una variable continua, construida a partir de restar 2 componentes: el ingreso que obtiene el trabajador independiente menos el ingreso que obtendría el mismo trabajador independiente pero siendo, en este caso, asalariado. Así, los individuos decidirán ser independientes si la ganancia obtenida de esta decisión es mayor que el salario de un empleo en relación de dependencia (asalariado). 17