^x^^^i^ncias. Preparación y realización de una excursión geológica. Por José LILLO BEVIA y Luisa Fernanda REDONET ALVAREZ (1)


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "^x^^^i^ncias. Preparación y realización de una excursión geológica. Por José LILLO BEVIA y Luisa Fernanda REDONET ALVAREZ (1)"

Transcripción

1 ^x^^^i^ncias Preparación y realización de una excursión geológica Por José LILLO BEVIA y Luisa Fernanda REDONET ALVAREZ (1) RESUMEN Se de una breve introducclbn dldáctica e la metoddogía a segulr en ia pnparaclón y reailzacibn de una sxcursfón yedóglca y se spllqn las ideas corrantada a le realizaeión de un klnerario desde Medrld e la CordllMra Ib^rlca, slguiendo la carretere de Barcelona hasta Alcolea dsl Pinar, donde se desvís sl itinerario al Norte para hacer un anillo. I. COMO SE PREPARA UNA EXCURSION GEOLO- GICA 1. Recopilando lo escrito sobre loa lugares que se van a visitar. Son de especial interés las consultas a los temas generales de Geologia en un buen texto, a ser posible español, con ejemplos españoles, asi como las descripciones que dan las memorias y mapas de las Hojas Geológicas que edita el Instituto Geológico y Minero de España (Ríos Rosas, 9, Madrid-3), donde se puede pedir información y catálogo para solicitar la hoja u hojas de nuestra región. 2. Una vez recopilado se prepara una pequeña memoria y guía det itinerario, acompañada de gráficos y dibujos obtenidos de las publicaciones consultadas o de adaptaciones sencillas de dichas publicaciones, haciendo referencia a los autores que se interpreta. 3. Visita por parte del profeaor o profesores a los lugares, marcando un itinerario, fijando las paradas, calculando los tiempo en cada una de ellas, seleccionando las paradas de expansión y recreo y los lugares donde poder comer en el itinerario, así como el tiempo máximo de detenimiento en cada parada. Es conveniente, al final del itinerario, buscar un pueblo donde se pueda descansar del camino del dia y dar un breve paseo entre hora y hora y media de duración. Esto es importante si se realiza la excursión con chicos y chicas de B.U.P, y C.O.U., y redondeará el éxito de la excursión. (11 Profesores numeranos del LN.E.M.»Sorolla» de Valenaa. calle José Mana h+aro. s n.. Valencia-^ Se comprueba en el terreno la veracidad y validez pedagógica del itinerario seleccionado bibliográficamente y se elabora después el guión definitivo con gráficos y cortes geológicos. 5. Se edita a ciclostil la memoria y gráficos del itinerario seleccionado y comprobado previamente, para ser explicada el día antes a la excursión, y se entrega a los alumnos un ejemplar que podrán Ilevar el día de la excursión ES IMPRESCINDIBLE 1. Que el profesor haya visitado realmente el itinerario y comprobado las paradas y validez de lo que se va a ver. 2. Que el alumno Ileve su guión y su bloc de notas o cuaderno de campo. (Como en el campo los cuadernos se ensucian con faciiidad está extendido entre los geólogos el uso de un cuaderno de pastas flexibles de hule, tamaño octavilla.) Asimismo debe Ilevar útiles de campo, que indicamos a continuación. 3. Llevar un mapa topográfico de los lugares a visitar o, en su defecto, un buen mapa de carreteras MATERIAL A LLEVAR 1. Cuaderno de notas de campo y lápiz o bolígrafo ( todos). 2. Guión explicativo ( todos o, al menos, por gru- Pos). 3. Martillo de geólogo o similar, con cinceles y una azadilla ( el mayor número posible). 4. Lupa o cuentahilos de unos ocho aumentos. Son buenas entre x 8 y x 12 para estos fines (las posibles}. 5. Brújula de geólogo con clinómetro (al menos una, la del profesor). Lo ideal es que se dispusiera de un juego de tres para enseñar a medir en el campo, rumbos y buzamientos en los estratos.

2 6. Perlódicos usados para envoiver y proteger las muestras recogidas del roce con otras muestras al guardarlas en la mochila o bolsa de campo (cada alumno). 7. Bolsas de plástico para guardar las muestras (las que son deticadas deben ser envueltas en papel también antes de meterlas en la bolsa}. 8. Rotulador para marcar y siglar las muestras (todos) (1}. 9. Mapa geológico o mapa topográfico para situar la toma de muestras (el profesor). MAPAS IMPRESCINDIBLES PARA USO DEL PROFE- SOR Mapa geológico con memoria explicativa y mapa de carreteras superpuesto. Editorial Paraninfo (Meléndez Valdés, 14, Madrid-15). Mapa topográfico del lugar a visitar (se pueden obtener a precios módicos, por correo o directamente, soiicitándolos a: Servicio Cartogrático del Ejército (calle del General Prim, 8, Madrid- 4), o Instituto Geográfico y Catastral de España (caile del General Ibáñez tbero, 3, Madrid-3). ADVERTENCIA Es importante tener preparada una ficha 10 x 15 cm., con la relación del material impresindible para Ilevar, en una'funda de plástico, que nos será de utilidad para revisar el material que Ilevamos, con el cual, lógicamente, debemos volver. I1. TRABAJO EN LA EXCURSION 1. Durante el trayecto, aparte de las canciones que aúnan a los excursionistas, conviene recordar, antes de Ilegar a las paradas previstas, los problemas que se van a ver. 2. Aprovechar tas explicaciones de morfología del paisaje y las notas de interés humano y cultural. 3. Explicaciones frente a los problemas. Estas deben ser las explicaciones verdaderas objeto de la parada en una estación elegida. 4. Recogida de muestras y mediciones, en su caso. La toma de muestras exíge una técnica adecuada de siglado de las mismas. Existen muchas técnicas que el profesor debe decidir. A título de ejemplo se dan las siguientes: si paramos en Alcalá de Henares y tomamos una muestra arcilla podemos siglar: 1 AH-1. Estación núm. 1, Alcalá de Henares, muestra núm AH-2. Si es la segunda toma en el mismo lugar. 2 AH-1. Estacibn núm. 2, en Alcalá de Henares, muestra núm. 1, etc. Siguiendo el mismo criterio de tener la primera estación en Alcalá, podriamos siglar: 1-1. Estación 1, muestra 1. Debemos anotar en el cuaderno que la estación 1 es Alcalá de Henares Etc. 5. Toma de fotografias de datos interesantes. 6. Después de la parada, y ya en ruta, resolver las dudas planteadas. (t ^ l.as rnuestres se pueden siglar: a) Directamente sobre la muestra. bt Rotulantlo la bolsa de pl8atico en que se guarda. cl Introtluciendo una etiqueta de papel en {a bo{sa y cerr8ndola bien, donde se escnben los datos. En este ceso se deben Ilever etiquetas ya recortadas y preparadas TRABAJO DESPUES DE LA EXCURSION S^ se ha trabajado bien durante la excursión se t{ene asegurado el 90 por 100 del éxito de nuestra salida al campo. Cualquier dia cercano a la fecha de la excurs{ón, y ya en ei Centro, podremos emprender las siguientes tareas acerca de la excursión: 1. Redacción por Ios alumnos de un trabajo acerca de las cosas aprendidas. Puede ser muy bien un trabajo en grupo. 2. Selección del material. 3. Clasificación. 4. Pequeña exposición de las mejores muestras en el museo del Centro, si existe dicho museo. Se puede tmprovisar esa pequeña exposición en alguna vitrina cercana a un lugar público del Centro, como puede ser el «hall^^ o la antesala de las oticinas, etc., según el diseño del Centro. Esta exposición debe ir acompañada de un mural con el itinerario y las mejores fotos tomadas en la excursión. En el caso de que no sea posible esta exposición más abierta debe, al menos, hacerse en ei tabión de anuncios o en el tablero de noticias y mural del aula. (E! mural del aula es un buen medio didáctico para la lección ocasional y la conexión de los temas con el medio social en que vive el muchacho.) 5. Fomentar la coiección de objetos recogidos por el propio alumno. Los museos de Ios Centros y los alumnos aficionados pueden emplear para sus colecciones envases de plástico de variados tamaños, que pueden obtener dirigiéndose a casas especializadas en la construcción de envases de plástico, sobre todo los modelos usados en joyería y pastelería. (Las páginas amaríllas de ia guía telefónica de las principales capitales traen referencias interesantes.) 6. En el museo no hace falta que las muestras tengan la notación de campo. Se puede adoptar otra según el inventario y fichero que se use en el museo del Centro. (La notación de campo nos sirve para identificar y situar la muestra y para indicar en el museo la localización de la misma.) Si se intenta hacer un museo con ios materiales reco^idos en el campo en sucesivas excursbrtes es conveniente organizar los siguientes aspectos: a) Libro de regisiro de espacies reco/ectadas y fichadas en el museo.-en él se sigue un orden numérico natural y se deben anotar: nombre de la especie, lugar de recogida y datos geográficos de situación, observaciones. Es importante anotar la fecha de recogida. b) Fichero de especies recogidas.-puede ser doble, fichero por orden alfabético y fichero sistemático. En cada ficha debe figurar el siglado de locatización en el museo (número de armario, estante y bandeja) y número de la especie en el registro general. Asimismo conviene añadir la localización geográfica). c) Fichero de yacimientos visiiados.-la ficha de yacimientos debe poseer las coordenadas geográficas del punto exacto, así como datos de localización; por ejempto: cerca de la masfa ^Aig ŭes tortes», etc. En cada ficha debe reseñarse con su sigla de campo las especies recolectadas en dicho yacimiento. Por ejemplo: Flcha de yaclmiento 1 7C (Estación 1 en Torremocha del Campo) Coordenadas geográficas: X = (las da el mapa topográfico): Y= Localización.-Ambos lados de la trinchera de la carretera, a 100 m. antes de entrar en el núcleo de ia población yendo desde Madrid. 53

3 Tramo A. Caliza biodetritica con 1TC-1. Terebrátula thomarens^s (CHOFFAT). Dameriense. 1TC-2. Lobothiris subpunctata (DAV.)-Domeriense. 1TC-3. Tetrarhynchia tetraedra ( sowerev). Domeriense. Tramo B. Mangas con pholadomya: 1TC-4. Lobothyris punctata ( sow.f--demeriense. Plesiothyris vemeuilli (DESLONG.)--Cari- 1TC-5. xiense-domeriense. Cal izas: Tramo C. Cincta (Zeilleria) numismalis ( LAMARK). 1TC-6 Carixiense. Todo ello da una edad PHensbaquiense (Jurásko inferior. Lías medio), según datos facilitados por el doctor don A. Gor, Departamento Paleontología, Universidad Complutense de Madrid. NOTa.-Los géneros Terebrátula y Rhynchonella han sido revisados y subdividos en nuevos géneros, que son los apuntados arribe. Algunas publicaciones siguen Ilamando TerebrAtula a loa nuevos géneros Lobothyris y Rhynchonefle a la Tetrarhynchia tetraedra. IV. ALGUNAS REFLEXIONES Aunque el objeto de este artículo sea la excursión geoiógica, sus reflexiones pueden ser aplicadas a la excursión de campo en general, por lo que nos permitimos sugerir se siga esta metodología en toda excursión de campo en Ciencias Naturales. En este sentido toda excursión de Ciencias Naturales debe plantearse con un criterio ecológico-geológico, y su itinerario debe ser explotado en el nivel de Bachillerato en toda su plenitud natural: rocas, fósiles, modelado del paisaje, aspectos económicos y humanos impuestos por la estructura geológica y el clima, flora y fauna, etc. Todo ello integrado en una visión ecológica. Un itinerario en este sentido debe ser muy corto. Aqui planteamos únicamente el tema geológico, quizá por más desconocido por parte del profesorado que imparte Ciencias Naturales, pero insistimos en que la metodología de este trabajo puede ser aplicada a itinerarios más cortos e integrados en una visión ecológica e invitamos a los profesores a trabajar en este sentido. V. UN EJEMPLO: PREPARACION Y REALIZACION DE UNA EXCURSION GEOLOGICA A LA CORDI- LLERA IBERICA V.1. ITINERARIO Ver su trazado en mapa adjunto (fig. 1). En él se reseñan las vias de comunicación y los terrenos geológicos por donde discurre, así como el orden de paradas en las estaciones seleccionadas. V.2. BREVE IiISTORIA GEOLOGICA DE LA REGION A ESTUDIAR (Ha aido obtenida de las informaciones recogidas en el mapa geológico de España de Editorial Paraninfo y Hojas Geológicas de Torrelaquna Atienza, Sigiienza y A4cal8 de Henares, asi como de publicaciones especlficas en articulos de revistas cienthicas, Estudioa Geo- 1ógicoa, y«boletin de la Real Sociedad Española de Historia Natural-, Sección Geológica.) En la compilacibn de datos y mecanografiado a ciclostil, dibujos. etc., se puede utilizar la colaboración de los alumnos de nuestros cursoa. 54 Vamos a estudiar la terminación del Sistema Central en la confluenc^a con la Cordillera Ibérica. Antes de ver el paisaje como es hoy hemos de recomponer la historia de las cuencas de sedimentación con antenoridad a la actuación sobre ellas del plegam^ento, para comprender cómo se originaron sus materiales y deducir la histor^a de los procesos geológicos que ellos encierran. EI estudio que vamos a emprender se adapta a la secuencia del cklo geológico: erosión, transporte, sedimentación, litogénesis, orogénesis. Encontraremos en el itinerario rocas de las Eras Primaria, Secundaria, Terciaria y Cuaternaria. Lógicamente los materiales más resistentes proceden de los anteriores, después de actuar sobre ellos los fenómenos geológicos. Si recordamos la división geológica de España, establecida por el insigne geólogo don EDUARDO HER- NÁNDEZ PACHECO (liŝ^z-1jós), en la Península Ibérica distinguimos las siguientes unidades estructuralea: 1. La Meseta.-Conjunto de materiales paleozoicos y precámbricos de origen magmático y metamórfico (granitos, neises, pizarras y cuarcitas). 2. Las montañas perimeséticas.-cantábrica y Sierra Morena, formadas por materiales antiguos meséticos, y la Ibérica, formada por materiales secundarios procedentes de la destrucción de los materiales antiguos de la Meseta. 3. Las montañas periféricas.-pirineos, Catalana, Bética y Penibética. 4. Valles perlférlcos.-valles del Ebro y del Guadalquivir. Si observamos la figura 2-I veremos que la Meseta ha sido el zócalo sobre el cual se han ido adosando todos los materiales posteriores primarios, secundarios y terciarios. Por tanto, en la Era Primaria ios materiales precámbricos de la Meseta fueron arrasados hasta convertirse ésta en una penillanura y Ilevados al borde de la Meseta (donde estaría el mar de la Era Primaria), lugar en que se depositaron. Colmatada la cuenca primaria, y al plegarse los sedimentos, las fuerzas orogénicas plegarían los materiales primarios, blandos y fracturarían los materiales más antiguos de la Meseta, ya rígidos y peneplanizados (ver fig. 2-IV, en la que se explica la evolución del geosinclinalorógeno en el borde de la Meseta, geosinclinal ibérico). Avanzando en el tiempo los materiales primarios, una vez plegados, quedarían adosados a los precámbricos de la Meseta, quedando la cuenca (el mar) secundaria desplazada hacia el Este. En el siguiente ciclo geológico se arrasarían los materiales precámbricos y paleozoicos, rellenándose la cuencia secundaria, que quedaría adosada a la anterior. Continuando el proceso tendríamos desplazado de nuevo el mar en la Era Terciaria. Esta se rellenaría por materiales procedentes de la erosión de las rocas precámbricas, primarias y de la Era Secundaria. AI plegarse la cuenca terciaria (plegamiento alpino) quedarían fracturados los materiales de edades anteriores. En síntesis: a) La sedimentación es un fenómeno pericontinental. Ocurre en cuencas situadas sobre la plataforma continental en el borde los continentes. b) EI mismo esfuerzo que pliega los materiales más recientes fractura los materiales más antiguos. c) Entre ciclo y ciclo los materiales están en discordancia, ya que al plegarse los materiales y desplazarse el mar la nueva deposición de sedimentos se hará sobre los estratos anteriormente plegados.

4 Itinerario Escala ^,. soo.ooo ' ^ PISO MATERIALES COLOR A DAR a' Aluvŭd Caglom..aranss SlN COILOR M' Miocano Aroiltaa,yesoscelizas AMAR/LLO CLARO ol ' aigoarw M+r9^^+. CA[ABAZA C1AR0 ; Ks Cretácico S^P Calizas VEI^ (XA(nl ' Ki ' Gretícico km, Arenes biancas VEIdG^OSCIA^ ` L u^o s^o c.w:^,azu aaad L i Liásico ka. Csmiolaa AZUL L^IRO T' Tríásico S^^Kam Margo rojae IPCtA7 CLARO 76' Triéeica k^t ^ Carglom. y^renaa RGIM 05^7//AD V/MRSn Sp' Sikirico Pirsrraa VfAI^L>,A:7A90R4YAG1^. (S Ordwícico N^is "' +*^ Granitos ^l_ Con estas consideraciones y algunas salvedades vamos a tratar de reconstruir y explicar la evolución del geosinclinal ibérico en el contacto con el Sistema Central actuai. VER EXPIICAC16N GRAFICA EN LOS ESTADIOS DE LA FIGURA 2. ESTADIO I En el Precámbrico la Meseta constituia un relieve juvenil de rocas graníticas y neísicas, cuyo arrasamiento dio los materiales que rellenaron la cuenca de sedimentación paleozoica. EsTAOIO II Cuando se consigue la peneplanización de la Meseta (Antiguo Macizo Hispérico), en la cuenca de sedimentación, al borde la misma, se han depositado: a} Conglomerados feldespáticos que al sufrir et metamorfismo se convertirán en el neis glandular, Ilamado «ollo de sapo» (ojo de sapo), por el aspecto de las glándulas que encíerra de feldespato y cuarzo. b} Arcillas, que al metamorfizarse dieron lugar a las pizarras, y c) areniscas, que al metomorfizarse dieron lugar a las cuarcitas. ESTADIO 111 Rellena la cuenca primaria tiene lugar el plegamiento herciniano, que pliega los materiales paleozoicos, blandos y fractura los materiales precámbricos, ya rígidos y peneplanizados. EsrnDlo IV Comienza el ciclo de sedimentación alpino con el arrasamiento de los materiales hercínicos (precámbricos y paleozoicos). Se sedimentan: a) Conglomerados cuarzosos por arrasamiento de las cuarcitas paleozoicas de colores rojizos. (Se observan bien en Riba de San Tiuste y en el pantano de Pálmaces de Jadraque, estaciones 8 y 11.) b) Areniscas rojas del Triásico. Las formaciones a y b del Triásico Inferior (Buntsandstein) se depositaron en transgresión. Gluiere esto decir que después del plegamiento herciniano (y de cualquier plegamiento en general) hay un movimiento de reajuste que trae consigo un hundimiento postorogénico del continente y, por lo tanto, un avance (transgresión) del mar. Más tarde, en el Triásico Medio (Munschelbalk), hay una epirogénesis (elevación del contínente) y, por tanto, una regresión del mar. Por ello las calizas del Muschelkalk se sedimentan sobre las areniscas rojas en lugar de despositarse sobre los materiales paleozoicos. EI Tríásico Superior (Keuper) vuelve a ser transgresivo. Los sedimentos del período Jurásico son, en general, regresivos hasta el Cretácico Medio (Cenomanense), en que se produce una gran transgresión del mar. Todas estas transgresiones y regresiones hacen que si perforásemos en un lugar determinado, por ejemplo, Riva de Santiuste, no nos aparezca el Liásico (Jurásico Inferior) debajo del Cretácico, porque es regresivo, y sí aparezca el Triásico Inferior, que es transgresivo. Para saber en cada una de las épocas de los mares antiguos dónde está ta línea de costa y a qué profundídad relativa nos encontramos, conviene recordar que en el mar los sedimentos pasan lateralmente de conglomerados a graves, arenas, arcillas y calizas de precipitación química. 55

5 EVOLUpON DE LA CUENCA SEDIMENTARIA IBERICA-StSTEMA CENTRAL. Me^se^ta Precámbrica EN El CONTACTO EN EL COMIENZO OEL TERCIARIO NO HAY UN PLEGAMIENTO, HAY, EPIROGENESIS Y LA SEDIMENTACION TERCIARIA ES CON(',(^tpy^NTtl V LA SECUNDARIA. PRECAMBRICO R4LEOZOK'.O MAR PALEOZOICO ^ ^ MESETA PRECAMBRICA PENEPLANIZAOJ r * * CUENCA PRIMARIA RELLENA v) PLEGAMIENTI) AlPINO REJUVENECE EL PRK.AMBRlCO Y EL R4LEO^OICO A FAVOR DE RtAA P^IEGAN El SECI^It]ARIO Y EL TERCIARIO R1M^ V^^ PERFIL ACTUAL GRAN LAGO ^/IEtERICA Y SL DE PENIBET SE ESTAEL.ECE UNA CUENCq LACUSTRE EN TODA LA NIE SETA. RELLENA 1. CON('LOMERADCá R0,106 BUNTSAt^D6TEIN 2. ARENISC,AS ROJAS ( RODEN0) TRIASICO 3. CALIZAS TABLEADIAS MUSCHELKALK 4.MAR(;AS RQ1AS IRIZA[aAS DEL KEUPER 5. CARNIOLAS Y CALIZAS GRISES - LIAS 6. ARENAS BLANCAS DEL SEBENSE^CENOMANENSELCRETA 7. CALIZAS RECRISTALIZAOWS TURONENSE JSICO PAlEOZ01C0 MESOZOICO 0 o c o e TERCIARIO MARINO TERCIARIO CONTINENTAL MARINO»> YESOS BLANCOS Y GRISES ARCILLAS 0 DESPUES DE ACTUAR LA REG FLUVIAL POST-PLIOCENA >» CALIZAS DE LOS PARAMOS Figura 2 56 EST^o^o V En el comienzo de la Era Terciaria no hay plegamientos, sino una epirogénesis que produce una pequeña inclinación del fondo marino, provocando una pequeña regresión. De esta forma sobre los materiales calizos del Cretácico se sedimentan los conglomerados y arcillas del Terciario Inferior en corcondancia con los materiales mesozoicos ( sin formar ángulo). EsTA^io VI Rellena ia cuenca terciaria, y en corcondancia con los materiales secundarios, se pliegan todos etlos conjuntamente en el plegamiento alpino, y estos esfuerzos fracturan y rejuvenecen los relieves de rocas precámbricas y paleozoicas. AI mismo tiempo hay una gran regresión del mar, como consecusncia de la orogénesis alpina, y se forma un gran lago o mar interior, que constituye un nivel de base para erosión remontante que actuará sobre el Macizo Central rejuvenecido. De ahf que en los bordes de ese gran lago que constituía la Meseta superior, y en el contacto con el Sistema Central, se encuentren sedimentos deltaicos: deltas formados por alterancias irregulares y con estratificación cruzada de conglomerados (conglomerados de Jadraque). EsTAOIO VII EI lago de edad miocena se rellenó de sedimentos y dio la secuencia: yesos (yesera de Jadraque), arci- Ilas rojas (donde están labradas y abarrancadas las terrazas del río Henaresj, yesos superiores con margas y calizas de agua dulce que colmatan dicho lago (caliza pontiense). Sobre estas calizas de edad pontiense, Ilamada caliza de los páramos, se excavaron las terrazas de los r(os durante los perfodos postgfaciares. Todo ciclo orogénico tiene una red fluvial, que es la que erosiona y transporta los materiales durante ese ciclo y que ha sido a su vez heredada del ciclo geológico anterior. La red fluvial actual y sus vertientes es de edad postpliocena y desde ese período se han labrado las cuatro terrazas que podemos distinguir en los valles de los ríos. V.3. DETALLE DEL ITINERARIO A LA CORDILLERA I BE RICA No7n.-La excursibn se realizó en un sabado, en el año 1968, y se aali0 a las ocho en punto de la marana desde la glorieta de Embejedores. Para plenear una excursión similar en otro dla que fuese laborable se ha de tener en cuenta el tr9fico que hay hasta Alcalá de Heneres.

6 Figura 4 Estación t. Alcalá de Nenares (antes de entrar en la población). TEaRAZAS fluviales (fig. 3).-SOn depósitos escalonados de aluviones que han quedado a distjntas alturas a ambos lados del cauce actual del río. Corresponden a épocas de gran capacidad de sedimentación del río, seguidas de períodos en!os que la erosión ha actuado sobre fos sedimentos antiguos, que de esta forma han quedado colgados en ias márgenes del cauce, formando terrazas a distinto nivel. En general, en los ríos se pueden reconocer terrazas a distintas alturas sobre su cauce, a 12 m., a m., a m. y a m. con relación ai nivel dei iecho actual dei rio. ^Cómo notar una ierraza a distinta altura def lecho actual? Hemos de fijarnos en los sedimentos y lentejones de gravas que dejan los rias actuales y reconocer esos leniejones en!as trincheras abiertas por /as carreteras en e! valle de! rio. A la salida de Guadaiajara, y cerca de! cerro de Huérmeces, se pueden reconocer en el antiguo trazado de fa carretera. Norn.-En el caso de las terrazas del r(o Henares nos falta o está muy erosionada la mitad norte del vafle. por {o que es muy dif(cil reconstruir el perfil con ias terrazas escalonadas en el paisaje. LAS RAñtAS--Por encima del nivel de la cuarta terraza sue4e existir una superficie horizontal, cubierta por canturrales, que corresponde a una época de depósito de arroliada, anterior a la formación de las terrazas fiuviales, ai finai del Plioceno. Estación 2. Taracena LA EftOStÓN OIFERENCIAL (fig. 4),--CuandO tenemos dos rocas superpuestas y éstas son de distinta naturaleza se erosionan desigualmente. Si ia superior es más dura la erosión socava la inferior y la superior queda colgada y cede por gravedad, fracturándose y dando desprendimientos de ladera (grandes bloques rodados por las pendientes). Terrazas fluvialies ^ \ Caliza -=-^Arcillá' =- ^ Figtxa 3 final DEL PLIOCENo 1_^. _ socaverr^rno ^ Z_A ;,:, 3-A _^ ---=-1 EROSION DIFERENGlAL La erosión de las arcillas se produce por la Iluvia y da carcavas y abarrancamientos que pueden ser observados en todo ei itinerario {Huérmeces det Cerro es un bello ejemplo). La Calita de ios Péramoa (i'orija y Ga- Estación 3. janejos) ES de naturaieza margosa y de color blanco, a veces con tintes rojizos. Contien gasterópodos fósiles de suga dulce, Nydrobia. Debido a la aridez de la región hay una evaporación de{ agua de1 suelo, que asciende cargada de carbonatos, y éstos se depositan en superficie sobre la callza del páramo o también sobre las arcíhas, formando un costrón que se puede confundir con ia estratificación. t_a erosión de esos costrones da lugar a ia formación de canchales entre ios cultivos de trigo, cebada, etc., por lo que es frecuente verlos amontonados por los propios agrícultores, que deben romper con el arado dicho costrón calizo. Estación 4. det Campo) Un yacimiento de t!ósiles (Torremocha Et yacimiento del periodo Liásico contiene fundamentalmente branquiópodos, cetaiópodos y iamelibranqujos. Nos^-Si atguna vez encuentras algún yacimiento de fósiles, sobre todo de vertebrados, que son especies muy raras, no extraigas las piezas ni las muevas del lugar. Arlsa a un ^apegattsbi y ponta ^n oontacto eon un Q^partafi^rNo de Palaontofop(a, ya que de la situación de los fósites antes da ser retirados y de un buen estudio de las condiciones de yacimiento se obtienen datos de sumo interés, que no podrán ser obtenidos si ltevas muestras aj eapecialiata y no has tomado totos y planos del lugar y modo de yacimiento de los ejemplsres. Por no tener asta precaucidn y deiarse Ilevar de un at9n posesivo de especies raras se han desirozado yacimientos de interas cientítico. La Ciencia ea patrimonio de la comunidad y debe ser tratada con respecto; por ello, har>3s un buen servicio ai conflas la explotación y estudio de un yacimiento a un buen especialista. 1. BRANOUIOPODOS fntercilapqc10n MINDEL-RISS TERRAZAS DEL HENARES AiCTIlAL (Del griego, brazo y pie. Ver fig. 5.) Tiene una organización tan especíai y sus reiaciones de parentesco con ios demás grupos zoológicos son tan problemáticos que debe formarse con eiios un grupo especjal con un tipo de organización independiente: la clase sraouibpo^os. Por su forma exterior y por su concha bivalva recuerdan a los moluscos bivalvos, pero esta semejanza es aparente, ya que los planos de simetrfa entre las vafvas son diferentes (ver fig. 5). Ei juego entre las valvas es mucho más reducido que en los moiuscos, verificándose por músculos especiales, sin que exista ligamento elástico que las una. Interiormente las valvas están tapizadas por un repliegue cutáneo, el manto, y la parte viscerai es 57

7 a) Pectinidos, semejantes a la concha de peregrino (Pecten Jacobeus), con una valva dorsal cóncava y una ventral plana. b) Venéndos, parecidos a las almejas actuales. c) Pholadomias, conchas bivalvas y sus moldes ^nternos. de formas alargadas. d) Cr^noideos, parecidos a plantas marinas. Se encuentran fragmentos de los tallos de los crinoideos, que suelen tener forma redondeada y pentagonal, estrellada. Estacán 5. Las Tobas Callzas de Esteras de Medinacelf Cerca del nacimiento del río Jalón las rocas calizas rezuman humedad y el agua está cargada de carbonato cálcico. En el nacimiento de las fuentes suele haber plantas cuyas hojas y tallos actúan de biocatalizadores, provocando en su superficie una precipitación del carbonato cálcico alrededor de las estructuras vegetales, que quedan perfectamente dibujadas en las tobas calizas. muy reducida, quedando entre elia y aquél un espacio en el que se alojan dos brazos o apéndices arro- Ilados en espiral, móviles y bordeados de una faja de cílios, mediante los cuales producen una corriente de agua en el interior de la concha, que,es utilizado por el animal para respirar y proveerse del alimento necesano. Estos apéndices, a los que deben los braquiópodos su nombre, tienen esqueleto propio, dependen de la valva superior y su función es primordialmente respiratoria. La boca se abre entre ambos apéndices. Los braquiópodos fueron abundantes en la Era Primaria y estaban muy diversificados. En la Era Secundaria también lo fueron. Actualmente sólo quedan pocos representantes, con dos especies del género Terebrátula. Los géneros típicos de la Era Secundaria son Terebrátula y Rhynchonella. 2. CEFALOPODOS ( belemnites) Los belemnites son la porción final (rostro) de la barquilla calcárea de las sepias fósiles. Esta porción era la que frecuentemente fosilizaba. Se ha podido identificar con sepias tósiles gracias a algunos ejemplares excepcionalmente conservados. Semejan balas y están muy empotrados entre las rocas calizas y dolomías. En rocas margosas se obtienen ejemplares sueltos con frecuencia. (En esta región se encuentran con frecuencia fragmentos de ammonites y también ammonites completos.) LAMELIBRAN^UIOS Los elefantes fóailes de Ambrona (So- Estación 6. ria) Aunque sólo visitemos el yacimiento in situ de Ambrona pasaremos junto a otros yacimientos de elefantes en las cercanias de Torralba. Las excavaciones del yacimiento de Torralba empezaron en 1909, con los trabajos del Marqués de Cerralbo, y los productos obtenidos de sus trabajos pueden verse en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid. EI material por él recogido constaba de fragmentos de huesos de mamíferos mezclados con restos de industria humana. Los huesos estaban esparcidos y mezclados con hachas de mano y utensilios del Paleolitico (Período Acheulense), pareciendo los datos indicar que se trataba de un lugar de cacería y de banquetes comunitarios después de la misma. Además de restos de elefantes se encontraron huesos y dientes de caballos, rinoceronte, gacela, auroch, etc. Más tarde, Howell, paleontólogo americano, en colaboración con el doctor don Emiliano A^uiRae, profesor de investigación del C.S.I.C., estudió el yacimiento de Ambrona ( ), preparando el actual estado del yacimiento y encontrando dientes diversos de elefante, caballo, bos, cervus, rinoceronte, etc., junto con hachas de mano, utensilios bifaciales, lascas, etc., todo ello en forma caótica, lo que denotaba el reparto de la caza y el despiece de las mismas, previo banquete. Los estudios de polen de plantas, realizados por la doctora doña Josefa Menéndez Amor, revelaron que se trataba de un período intergiaciar MiNDeL-Riss. Los restos de elefante corresponden a Elephas antiquus. Uno de los caracteres más usados en Paleontología para clasificar los mamíferos es la dentición. En la figura 7 se dan datos de dentición comparada para ver los elementos característicos de los molares de Elephas, Equus, ybos. Las muelas deelephas desgastan más rápidamente en el comienzo de la encía según va creciendo el animal. Se caracterizan las muelas de elefante por las bandas paralelas de esmalte. Estaclón 7. Triásico inferior de Rlba de Santiuste ^CÓmo identificar las zonas de sedimentación marina antiguas, las lineas de costa antiguas, la profun-

8 YACIMIENTO DE TORRALBA: ACheuienSe Valle del río Ambrona SUPERFICIE M-3 ^..,r...r tso 30 0 Cortie geoiógioo del río Ambrona a tra^rés del yacimierrto de Tonalba Torr ado de E^oN cl ^ss2. Figura 6 didad del mar, etc., a través de la observacíón de los estratos? La línea de costa de los mares actuales cambia lentamente. Si tenemos en cuenta que la unidad de tiempo en Geología es el millón de años no es difícil comprender que cada estrato de rocas es el resultado de la sedimentación en un mar que tenía una extensión determinada y un tímite con relación al contiente. Este límite entre mar y tierra es la línea de costa. A cada estrato o serie de estratos le corresponde una línea de costa. Para comprender este fenómeno y poder trazar la línea de costa de unos estratos antiguos ya depositados hace milfones de años hemos de estudiar con detenimiento la figura 8. ESTADIO I En el mar actual la secuencia de sedimentos por orden de deposicián en el mar es: 1. Se depositan sedimentos gruesos de origen mecánico (que se transformarán por compactación en conglomerados). 2. Arenas que por litificación se convertirán en areniscas. 3. Limos y barros que darán lugar a arcillas y lutitas. 4. Materiales muy finos de origen mecánico, más materiales de precipitación química que darán lugar a las margas. 5. Materiales que sólo se depositan por precipitación quimica y que darán lugar a las calizas. Cuando una cuenca de sedimentación marina está rellena de sedimentos, y al disminuir la profundidad, da lugar a mares cerrados donde se depositan evaporitas (sales y yesos). Por tanto, al observar un estrato, si 1o pudiésemos seguir en su longitud, veríamos que pasaría lateralmente a materiales más finos, al tiempo que va aumentando la profundidad del mar. (Ver capitulo 9, fig. 9-2, del libro xciencias Naturales», 1. B.U.P., Editorial ECIR.) ELE^AAS ( Elefante) ESMALTE NTINA óos ( Buey) DENTlNA CEMEN PULPA CEMENTO MOIARÍVÍSta SuperiOr) olar (vista perfil) CARNIVORO (Gato) MOLAR HUMANO Fiyura 7 Mo^.ats O[ 1'1AM1fEROS ROEDOR 59

9 1 Fr'yura 8 1. Congbmerado 2 ArerUSCHS Ĵ. AfC11iá5 4 4 Margals 5 Calizas En una transgresibn se depositan II Ú CC Q III En una a del rttár - -_ - -- ; ^:,- - --^^ -_- -_^-^_,-, - - _ -- _-- - -n.-, A.Trartsgresión B.Regresidn 0 ^- L.a trensgresión tiene los materiaks más gn,esos en la base IV Si se conjugan ^ fenómenos 2 C 3 1 C Riba de Sarttiuste Fig. 8. Transgresiones y regresiones merinas. ESTADIO II Si el contienente sufre uná' epirogénesis negativa (hundimiento lento y progresivo) el mar avanza cada vez m^ls sobre el continente y se produce una TRANSGRESION. Según la figura 1, y el estadio final, una transgresión es una secuencia de estratos donde los materiales más gruesos están debajo y los más finos encima (ver columna A). EsTAOFO III Si el continente sufre una epirogénesis positiva (levantamiento lento y progresivo) el mar retrocede cada vez más sobre los estratos inferiores y se produce una REGRESIÓN. Una regresión es una secuencia de estratos donde los más finos están debajo y los más gruesos están arriba (ver columna B). ESTADIO 11/ Estos fenómenos no ocurren solos, sino que se dan se puede ver que el Triásico es transgresivo sobre los materiales paleozoicos, pudiendo observar cómo se pasa progresivamente, a medida que andamos desde el castillo de Riba de Santiuste hacia los materiales de la Era Primaria, desde una playa hasta una plataforma continental más profunda, con la secuencia siguiente: EI dominio de la transgresión se nota porque hay mayor potencia (espesor en metros) de las capas de estratos de conglomerados, areniscas, etc., hacia materiaies más finos. En Riba de Santiuste la composición total da una línea en zig-zag de tendencia hacia la derecha (transgresión), con pequeñas regresiones hacia la izquierda. Estación 8. Rocas de la Era Secunderfa a) Conglomerados.-Recordemos que los elementos de un conglomerado son tres: clastos, matriz y cemento de unión. En Riba de Santiuste los conglomerados son cuarzosos de coior rojo: sus clastos proceden de las cuarcitas de la Era Primaria; la matriz est9 constituida por areniscas rojas que contienen en sus granos cuarzo, feldespato y mica, también procedentes de la erosión del macizo paleozoico cercano; el cemento es silíceo. ' (En el itinerario de esta excursión también encontrarás conglomerados del Eoceno; intenta definir sus elementos y opinar sobre el origen de los mismos.) Cómo se nombran los conglomerados: Siguiendo como ejemplo los conglomerados de Riba de Santiuste el nombre que deben recibir es el siguiente: conglomerado poligénico silíceo. Definamos estos términos: Conglomerado: Alude a la diversidad de tamaños de sus tres componentes: clastos, matriz y cemento. Pol^génico: Alude a que los elementos de sus clastos y matriz son de distinta naturaleza (clastos de cuarcitas, pizarras,feldespatos, mica, etc.). Siliceo: EI cemento que une clastos poligénicos y matriz también poligénica es silice b) Arenlscas.-Areniscas siliceas de color rojo. EI color rojo se debe a la riqueza en hierro entre sus minerales componentes, los cuales se rubetacian (toman color rojo) en un clima árido como el que dominaba al comienzo de la Era Secundaria. c) Margas.-Rocas mixtas de origen mecánico y deposición química. la marga ideal serfa aquella que tuviera en su composición 50 por 100 de arcilla y 50 por 100 de caliza. Si domina el componente calizo se

10 denomina marga calcárea. Los colores diversos se deben a los minerales integrantes. d) Calizas.-En la excursión se observan distintos tipos de calizas: calizas grises, cristalinas y algo dolomitlcas dei Jurásico y del Cretácito, ambos tipos de ongen marino, con fósiles marinos, y calizas cristalinas, de colores claros y algo rojizas por el hierro, que son de origen lacustre (caliza de los páramos, de edad Pont^ense, finales de la Era Terciaria) y que contien fósiles de agua dulce. Estación 9. Rocaa de la Ers Prímaria Se pueden recoger en la zona cuarcitas, pizarras y neises. Será conveniente estudiar en las pizarras la exfoliación que presentan y en los neises los elementos ^ntegrantes, así como la orientación de los minerales. En la zona abundan los neises glandulares, con gruesos granos de cuarzo y feldespato. Estación 9. Rocas plegadas: TectóniCa a) Medida de la dirección y buzamiento de los estratos con la brújula -Se utilizó una brújula Bezart con clinómetro incorporado en la tapa. Dirección.-Se mira por la alidada de pínulas (rendijas y nivel de alambre marcadas en la tapa de la brújula) en Ia dirección que marca!a flecha grabada en la tapa, o bien se coloca de forma que ta alineación que queremos medir sea paralela a dicha flecha. La aguja marcará síempre el Norte y se gira el limbo de la brújula hasta hacer coincidir la señal del limbo con la aguja imantada: la lectura obtenida corresponderá a la dirección en grados respecto al Norte magnético. b) Medida del buzamiento ife los estratos.-la tapa de la brújula Ileva un péndulo graduado de cero a noventa grados. Se coloca la brújula abierta sobre la superficie del estrato, de forma que el borde de la base de la brújula coincida con la iínea de máxima pendiente del estrato. EI péndulo nos dará la inclinacibn (buzamiento) con respecto a la horizontal de dicha capa. ESTRUCTURAS OBSERVABt.ES EN EL ITINERARIO 1. Estratos horizontales: En la caliza de los páramos: Taracena, Jadraque, cercanías de Guadalajara, etc. 2. Estratos inclinados: En las estaciones 4 a la 10 se pueden observar en distintos puntos. 3. Estratos verticales: En Riba de Santiuste. 4. Anticlina/es y sinclinales: En los alrededores de Sig ŭenza. Pliegues encofrados: En el pantano de Pálmaces de Jadraque. los pliegues encofrados de Pálmaces de Jadraque se formaron porque el plegamiento alpino fracturó los materiales paleozoicos subyacentes en forma de pequeños horts y fosas, adaptándose los materiales triásicos y cretácicos a estos horts. ya que tienen poco espesor da sedimentos por hallarnos en el borde de la cuenca de sedimentación secundaria. Por estar en el borde de dicha cuenca es diflcil que los materiales triásicos y cretácicos puedan dar pliegues de gran estilo (anticlinales y sinclinales muy apretados y de Ilneas bien definidas). Estación 11. Evaporitas: Yeseras de Jadraque Son rocas salinas procedentes de la evaporación del agua en soluciones sobresaturadas. Las vetas marcan períodos estacíonales, de forma que en verano hay mayor evaporación y se obtiene una veta Fig. 9. Micropliegues entre estratos y formación de un diapiro. más gruesa, mientras que en invierno decrece la evaporación y se forman vetas más finas. Así, cada dos vetas pueden equivaler a un año, y podemos saber el número de años que tardó en formarse un depósito salina cuando está bien estratificado, como en este caso. A esta alternancia de capas formando bandas se le Ilama ritmo de evaporitas. A este tipo de deposición rítmica de sedimentos pertenecen en este itinerario los yesos triásicos de Ambrona y los yesos miocenos de Jadraque. En los yesos miocenos de Jadraque se observan micropliegues y repliegues interestratificados entre capas horizontales. Ello se debe a que el sulfato cálcico puro es un mineral Ilamado anhidrita, el cual se transforma en yeso (sulfato cálcico hidra^ado) por absorción de agua, aumentando entonces hasta un 60 por 100 el volumen de la roca. Ello puede dar lugar a plegamientos de las rocas suprayacentes. Esta acción recibe el nombre de diapirismo y es muy corriente en nuestra patria en los yesos del Triásico (ver fig. 9, a. b, c). Los diapiros salinos suelen dar estructuras anticlinales en los estratos suprayacentes y en sus márgenes se puede almacenar petróleo en proceso de migración, constituyendo el diapiro una trampa que impide que el petróleo siga migrando. Aquí en estos yesos miocenos no se encuentra petróleo, porque son de una cuenca continental y et petróleo se forma en cuencas marinas poco abiertas al mar, pero en ambiente marino. NOTAS FINALES En nuestra excursión planeamos la comida en Torralba y el descanso final, al terminar el itinerario, en Alcalá de Henares, donde se dio tiempo libre por espacio de una hora y media. EI regreso a Madrid tuvo lugar a las 21 horas, Ilegando sobre las 22 al punto de partica: glorieta de Embajadores. 61